Ellos destrozan toros, yo sus argumentos

Voy a estoque con el mito de tradición y extinción.

Anuncios

Definición (Wikipedia) de tradición:

” Cada una de las pautas de convivencia que una comunidad considera dignas de constituirse en una parte integral de sus usos y costumbres. La tradición suele versar generalmente sobre el conocimiento y también sobre principios y fundamentos socioculturales electos, que por considerarlos especialmente valiosos o acertados se pretende se extiendan al común, así unas generaciones los trasmitirán a las siguientes a fin de que se conserven, se consoliden y adecúen a nuevas circunstancias.”

Ni es digno, ni versa sobre el conocimiento, ni son especialmente valiosos o acertados (¡como va a selo una masacre!) Ni se adecúan a nuevas circunstancias. Vaya que se busquen otra vaina y no lo llamen tradición.

Otro de sus argumentos más manidos es que sin ellos el toro bravo se extinguiría.

Esto lo desmonta el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural o Marino. Aseguran que su extinción no está ni planteada, tan es así, que se descarta siquiera la posibilidad de la creación de reservas naturales para su protección. El toro bravo está reconocido como estirpe protegida en el Catálogo oficial como raza autóctona lo cual obliga a su fomento y protección. Matando no se conserva la especie, vamos digo yo. Y estirpe protegida y matanzá para mi que son antónimos.

 

Por si no quedó desmontado del todo el “tema tradición” he viajado a los orígenes del entonces Uro y el hombre y se remonta en España a la Edad de Bronce.

En tiempos antiguos el toro recorría libremente la península Ibérica y existía un lazo especial y místico entre hombre y toro que se puede detectar viendo las figuras en cuevas donde se reflejó la muy particular relación con el Uro. Divinidad o Mito representante de fuerza o mimada res doméstica. En Iberia su figura estaba ligada a la magia del mundo vegetal y en ocasiones se muestran junto al hombre como compañero de caza. Estaban destinados hombre y toro a convivir y relacionarse en una tierra que para muchos es una piel de toro.

Influenciados por los romanos que en sus circos usaban toros para luchar contra los gladiadores se instauraron en España juegos y luchas con fieras ( de ahí la forma del Coso) En 1215 el Obispo de Cuellar en Segovia decretó “que ningún clérigo juegue a dados ni asista a juegos de toros y sea suspendido si lo hiciera”.

Alfonso X El sabio prohibió que dichos ” juegos” se celebraran por dinero, lo cual apunta a una profesionalidad incipiente.

En el Medievo era un deporte de la nobleza. El Señor feudal a lomos de su caballo y armado con tan solo una larga caña demostraba su habilidad y dotes de buen caballista. Lo cual es destreza y no matanza.

No fue hasta el Siglo XVIII cuando se ponen reglas y se crean la muleta, las banderillas, las puyas y el retoque y fue gracias a Francisco Romero (que está, según creo, siendo abanderillado en el infierno). No contentos con eso, estos promotores de la cultura , se han dedicado a investigar cómo hacer de estas armas más dañinas. Pero eso os lo ahorro.

Solo quiero mostraros para terminar fotos de toros libres y no ensangrentados como por desgracia estamos habituados a ver.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Autor: planetaanimalsite

Periodista que lucha con las palabras contra cualquier forma de injusticia, sobre todo por los que no tienen voz. Adoptante de vocación y vocal en la Asociación animalista Aspetga.

2 comentarios en “Ellos destrozan toros, yo sus argumentos”

    1. No hay palabras porque para pena de Seres humanos de los de verdad, en San Isidro se colgó el cartel de “No hay entradas” y se vendieron localidades por 2.000€ ¡pagaron 2.000€ por ver cómo masacran a un animal, pero luego no les pidas 100 para los refugiados. Tristisimo

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.