La historia de Canelo, el perro de todo Cadiz

La conmovedora historia de los gaditanos y su perro

Anuncios

Pocas ciudades tienen su propio perro, pero Cádiz es especial y tiene el suyo.

Os voy a contar la historia de Canelo tal y como la viví yo, os la voy a contar con el nudo en la garganta que siempre me acompaña cuando pienso en él.

En 1999 por motivos de trabajo me fui a vivir a Cádiz; llevaba allí apenas una semana cuando un compañero al saber que yo tenía y siempre había tenido (y tengo y tendré) perro, me dijo : ¡pero quilla! ¿Tu no conoces la historia de Canelo? Y me la contó. Me contó que desde 1990 un perro vivía en el Hospital Puerta del Mar esperando a su dueño fallecido allí. Me contó que todo Cádiz le daba de comer y que hasta le vacunaban.

Aquella tarde al salir del trabajo compré unas “chuches” y me pasé por el hospital. Sinceramente tenía mis dudas. ¿Cómo no lo han adoptado, que hacen las protectoras? ¡No puede ser que un perro Viva en un hospital desde hace nueve años!

Pero sí. Allí estaba, tumbado en una de las entradas sobre un colchón, con su agua y su comida.

No se asustó cuando me acerqué y cuando le llamé por su nombre me miró con esa mirada suya triste y vieja de sabiduría, dolor y soledad. Lloré. Lloré como lloro ahora, lloré como lloro siempre que voy a ese hospital, lloré como le lloró Cádiz.

screenshot_2016-03-27-00-33-24.jpeg

Mi amor por los animales y mi afán periodístico me llevaron a investigar. Así conocí la historia de un héroe anónimo y de una ciudad con alma.

La historia de Canelo, el perro de Cádiz. El perro que nos dio a todos una clase magistral de fidelidad, compromiso y amor.

A Canelo siempre se le veía con su amigo del alma “su amo” paseando por la ciudad, siempre juntos. El anciano padeció una enfermedad renal que le hacía acudir una vez por semana a diálisis.

Según palabras del personal hospitalario el anciano en la entrada le decía “esperame aquí compañero” y él allí se quedaba hasta que salía su amigo. Un mal día la diálisis se complicó y quedó ingresado hasta que falleció. Canelo siguió allí, esperando como le habían pedido. Se quedó doce años. Con lluvia, con frío o calor allí se quedó, en la puerta.

Lógicamente tal y como yo había pensado, fue denunciado y trasladado a la perrera hasta en dos ocasiones. Dos ocasiones en las que Canelo se dejaba morir. Las movilizaciones de los gaditanos y sus protectoras consiguieron su indulto.

Muchas personas de todo el mundo quisieron adoptarle, pero él no quería otro hogar y se le respetó para que no muriera de tristeza y sintiendo que había fallado.

La Asociación Agaden se hizo cargo de Canelo apadrinandolo, proporcionándole las vacunas, cuidados veterinarios  y los permisos necesarios para que pudiera seguir en el hospital esperando a su amigo humano y amparado por la ley.

Canelo paseaba por los alrededores del hospital y a veces se ponía a tu lado en el paso de cebra para cruzar a la vez que tú. A veces se iba contigo un rato, ¡una mañana vino conmigo a la playa!, luego te dedicaba una de sus miradas, capaces de ponerte el alma patas arriba, se llevaba unos besos, abrazos, unas caricias y volvía al hospital.

Fue en ese paso de cebra, que tantas veces cruzó acompañado, donde encontró la muerte atropellado por un Volvo oscuro (que se dio a la fuga) el 9 de Diciembre de 2002.

Todo Cádiz le lloramos. Fue primera página en la prensa local.

Dos años después de su muerte por iniciativa del Ayuntamiento, de Agaden y las federaciones vecinales se le dedicó una calle (adyacente al hospital) y en su muro se colocó una placa conmemorativa que reza así:

A Canelo que durante doce años esperó en la puerta del hospital a su amo fallecido. El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad. Mayo de 2004.

Ahora voy a secarme las lágrimas y a abrazar a mis perros.

 

Autor: planetaanimalsite

Periodista que lucha con las palabras contra cualquier forma de injusticia, sobre todo por los que no tienen voz. Adoptante de vocación y vocal en la Asociación animalista Aspetga.

2 comentarios en “La historia de Canelo, el perro de todo Cadiz”

Los comentarios están cerrados.